Publicado el

No te crucifiques al comprar clavos

Los ‘crosses’ o carreras de campo a través son una realidad latente en la vida deportiva tanto ‘amateur’ como profesional. Son muchos los colegios y Universidades que incorporan en sus calendarios carreras donde la tierra y el barro son parte del terreno. Por esa razón, equiparse de las mejores herramientas será la mejor idea para finalizar con éxito estas carreras tan exigentes. Hemos dividido este artículo en varias partes con el objetivo de darte todo el valor añadido posible.

En él te daremos las principales fechas que hay en el calendario español, analizaremos las suelas de las zapatillas, qué tipo de clavos son los más adecuados y te daremos unas breves pinceladas para que sepas qué zapatilla es mejor para cada situación. Fácil, sencillo y resumido. No obstante, es posible que tengas poco tiempo así que te dejamos un resumen súper rápido.

 

 

 

Calendario y estado de forma física

 

La mayoría de atletas comienzan la pretemporada en septiembre. Desde entonces, sobre todo los corredores de fondo, incluyen en su rutina rodajes, series y cambios de ritmo acumulando un alto volumen de entrenamiento. El objetivo es ir adaptando el cuerpo a distancias medias o largas. Los ‘crosses’ comienzan en noviembre y la distancia más común son los diez kilómetros en hombres y ocho en mujeres. Un mes y medio puede suponer un corto periodo de preparación. Sin embargo, la temporada de campo a través se alarga hasta febrero (campeonatos regionales) y marzo (campeonatos nacionales e internacionales). Os dejamos a continuación una lista de las carreras que se disputan en España.

 

Captura de pantalla de la Asociación Nacional de Organizadores de Crosses (ANOC) en la que se pueden leer las carreras de campo a través que se disputan en España

¿Zapatillas por sexo? Un mito más

 

Entender el ‘marketing’ es librarse muchos prejuicios. La mayor parte de las zapatillas están divididas, por las marcas, como aptas para las mujeres o para los hombres. Al margen de los colores que tengan las cubiertas de las zapatillas, la funcionalidad es la misma para hombres que para mujeres. Pese a ello hemos realizado la categorización que hacen las marcas en función del sexo. Tal vez para tí sea un aspecto a tener en cuenta y por eso la incluimos, pero desde Giralda Sport apostamos porque te fijes más bien en las características concretas de cada zapatilla, para escoger las que mejor se adaptan a tus características como corredor. Te facilitamos dos gráficos y una serie de enlaces para que tomes las decisiones más adecuadas.

 

Gráfico visual de las zapatillas que ofrece Giralda Sport (con imágenes).
Gráfica visual de las zapatillas que ofrece Giralda Sport (letra).

¿De larga o de corta distancia?

 

Esta pregunta es posiblemente la más importante. En función de esto unas zapatillas serán más adecuadas que otras. Como comprador debes estar atento para que ningún vendedor te dé gato por liebre. A simple vista puedes diferenciar qué zapatilla es para distancias largas, en función de si la zona del talón está reforzada. Un claro ejemplo es de las Joma Spikes, recubiertas con una fina capa de microfibra.

 

 

No todas las zapatillas tienen una gran amortiguación. Por ejemplo, las Saucony Endorphin, suprimen muchos materiales para dotar de más ligereza a la zapatilla y que pese menos. Por esa razón las Endorphin solo pesan 80 gramos y son la zapatilla más ligera del mercado. Esta y otras características hacen de las Saucony una opción ideal para las cortas distancias. Puede descubrir más en el siguiente vídeo.

 

Las zapatillas de larga distancia suelen estar construidas en varias capas: suela, plantilla y entresuela. Cada parte tiene el objetivo de añadir estabilidad y resistencia a la pisada. En carreras de 10 kilómetros tanto la rodilla, como el tobillo sufren las repeticiones de impactos contra el suelo. Por esa razón, zapatillas como las Joma Spikes o las Saucony Vendetta incorporan materiales que persiguen hacerlo lo más llevadero posible. En cambio las Endorphin o las Adidas Sprintstar persiguen conseguir ligereza y una buena tracción.

 

 

Otro factor a tener en cuenta es el peso: normalmente las zapatillas que pesan más, incorporan materiales para amortiguar el impacto en ritmos más lentos. Las zapatillas que pesan menos, todo lo contrario: buscan la velocidad. En una carrera de 400 metros zapatillas como las Saucony Endorphin pueden ser una buena opción. Las zapatillas de velocidad suelen eliminar la entresuela de cara a restar el mayor peso posible para ir más ligero. Sin embargo, esa falta de amotiguación pasa factura en las carreras de larga distancia, dónde rodilla, tobillo y articulaciones sufren mucho.

 

Truco extra: ¿pista o ‘cross’?

Reconocer los materiales con la que está hecha la suela de una zapatilla nos puede dar pistas para saber en qué tipos de terreno son más adecuados. En el vídeo de continuación, también mencionamos de pasada que hay varios tipos de clavos. ¿Sabéis por qué? Antes comentábamos que los diseños de una zapatilla pueden estar asociados a las estrategias de ‘marketing’ de las empresas creadoras de las zapatillas, pero que existan distintos tamaños de clavos tienen su evidencia. Los clavos son esos tornillos sustituibles que se incorporan en la zapatilla. Su tamaño se mide en milímetros y cada uno de ellos es más apropiado para una disciplina que para otra.

 

 

En el caso de los ‘crosses’ los clavos más adecuados son los que van entre los 6 milímetros y los 9 milímetros. Menos milímitraje implica más contacto con la superficie, por lo que la pisada será más directa. Por esa razón Óscar habla en el vídeo que los seis milímetros son más adecuados para los corredores escolares, que aún no tienen una técnica de carrera ni forma física tan desarrollada como un adulto.

A la hora de escoger los clavos, también debemos fijarnos en el terreno sobre el que estemos pisando. No será lo mismo correr sobre un terreno de hierba seca que sobre un barro en el que se hunden los pies. En el primer caso lo más apropiado será optar por unos clavos de seis milímetros, mientras que en el último de los casos unos clavos de 9 a 12 milímetros serán mejores opciones.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *